jueves, 14 de noviembre de 2013

Un nuevo estudio afirma que se puede reducir el volumen de los residuos nucleares en un 90%

Ingenieros de la Universidad de Sheffield han desarrollado una manera de reducir significativamente el volumen de algunos residuos de alta actividad, lo cual reducirá el coste de almacenamiento provisional y disposición final.

Los investigadores han mostrado que mezclando residuos contaminados de plutonio con escoria de altos hornos y convertirlos en vidrio reduce su volumen en un 85%-95%. También bloquea de forma efectiva el plutonio radioactivo, creando un producto final estable. El enfoque también puede ser aplicable al tratamiento de grandes volúmenes de residuos mezclados generados durante la eventual limpieza de la planta dañada de Fukushima, por ejemplo.

El volumen total de residuos de plutonio contaminado de operaciones y decomisaciones en Reino Unido asciende a 31.000 m3, suficiente como para llenar la torre del Big Ben siete veces. Este proceso puede reducir este volumen de residuos para que quepa justo en una sola torre del Big Ben.

El método actual de tratamiento para residuos contaminados de petróleo no compactables implica la encapsulación en cemento, un proceso que típicamente incrementa el volumen total. Si se puede reducir el volumen de residuos que necesitan ser almacenados y enterrados bajo tierra, se podrán reducir los costes considerablemente. Al mismo tiempo, este nuevo proceso puede estabilizar el plutonio en un material más resistente a la corrosión, the manera que se mejora el estudio de seguridad y la aceptación pública de la eliminación de residuos geológica. Aunque el fin último para los residuos de alta actividad es la eliminación geológica, aún no se han acordado emplazamientos de eliminación de resíduos en el Reino Unido.

Los resíduos contaminados de plutonio son un tipo especial de resíduos de alta actividad, asociados con la producción de plutonio, e incluye filtros, equipo de protección del personal (PPE) y resíduos decomisados tales como metales y mampostería.

Usando el cerio como sustituto del plutonio, el equipo de investigación mezcló resíduos contaminados de plutonio representativos con escoria de alto horno, un subproducto comunmente disponible en la producción de acero, y calentado hasta convertirlo en vidrio, en un proceso conocido como vitrificación. Un elemento clave de la investigación fue mostrar que un solo proceso aditivo puede ser usado para para el tratamiento de la variación esperada de los desechos producidos, para asegurar que la técnica tenga un coste efectivo.

El cerio es conocido por comportarse de manera similar al plutonio así que proporciona una buena manera, y segura, de desarrollar técnicas de este tipo. Este nuevo método produce un producto final robusto y estable, ya que el tratamiento termal destruye todos los plásticos y el material orgánico. Esto es una ventaja ya que es complicado predecir con certeza cómo la degradación del plástico y los materiales orgánicos afecta al movimiento del plutonio subterráneo.

Via Sheffield

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada