miércoles, 2 de abril de 2014

Azúcar, no petróleo

No más petróleo, los materiales en crudo renovables son el futuro. Esto no solo se aplica al biodiesel, sino también al isobuteno, un producto básico usado en la industria química. En una planta piloto, un grupo de investigadores quiere obtener por primera vez esta sustancia a partir de azúcar en lugar de petróleo. Y con el fin de no amenazar el suministro de alimentos, a largo plazo el azúcar debería provenir de la madera o paja y no de remolacha azucarera.

Plástico, gasolina, goma, muchos de los elementos que usamos cada día están basados en petróleo, pero este material en crudo se está convirtiendo en cada vez más escado. Paso por paso, los científicos están, por tanto, investigando posibilidades de usar materiales renovables en crudo para reemplazar el petróleo. Un ejemplo bien conocido de esto es el biodiesel, el cual no proviene de fuentes de petróleo, sino de los campos de colza. En el futuro, se planea producir otra sustancia de plantas, llamada isobuteno, un producto químico básico en la industria química para producir combustible, solventes, elastómeros o incluso agentes antidetonantes en combustible. El azúcar, no el petróleo, será usado para producir este isobuteno.

Los fundamentos de esto fueron proporcionados por la compañía Global Bioenergies: ellos introdujeron la conversión metabólica única del azúcar a isobuteno en un microorganismo: si se añade el azúcar a este microorganismo, lo "digiere", y expulsa isobuteno gaseoso.

La construcción de la planta piloto comenzará en el centro técnico CBP en primavera de 2014 y estará operativo un año después. El proceso a gran escala tendrá lugar como en un laboratorio: el azúcar y el microorganismo van en un fermentador, el cual convierte el azúcar en isobuteno gaseoso. El isobuteno es separado, purificado, licuado y depositado en contenedores. Una vez que el proceso ha transferido de la escala laboratorio a planta piloto, la planta producirá hasta 100 toneladas de isobuteno al año.

El azúcar como material en crudo tiene una gran ventaja sobre el petróleo: vuelve a crecer. Sin embargo, como resultado de esto, la producción del isobuteno está en competición con la industria alimentaria, ya que el azúcar que termina en la planta piloto se pierde como alimento. Por esta razón, los investigadores quieren cambiar de rumbo en el futuro, apartando el azúcar de la remolacha azucarera del azúcar de los materiales renovables en crudo que no son adecuados como alimento, la madera por ejemplo.

Los fundamentos tecnológicos de esto ya están disponibles en el CPB en la biorefinería de lignocelulosa. En este caso los investigadores rompen la madera en sus componentes individuales: celulosa, por ejemplo azúcar, hemicelulosa y lignina.

Via Fraunhofer

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada