lunes, 30 de septiembre de 2013

Litio en el cerebro

Actualmente, el litio es muy popular por su uso en baterías recargables. Pero durante décadas, el litio se usó también para tratar diferentes enfermedades psicológicas tales como depresión, manías y desórdenes bipolares. Pero, el modo de acción biológico exacto en algunas regiones del cerebro apenas se había comprendido. Se sabe a ciencia cierta que el litio aligera los estados de ánimo y reduce el potencial de agresión.

Al ser tan complicado de dosificar, los médicos han sido reticentes a prescribir esta "droga universal". No obstante, un número de estudios internacionales han mostrado que un mayor contenido natural de litio en el agua consumida que da lugar a una menor tasa de suicidios en la población. El litio se acumula en le cerebro de la gente no tratada, también. Esto significa que el litio, el cual hasta ahora ha sido poco importante, podría ser un elemento de trazado esencial para los humanos.

Y esto es lo que han estudiado en el TUM. El equipo recibió muestras de tejidos tomadas de pacientes tratados con litio, pacientes no tratados y sujetos de prueba sanos. Los investigadores expusieron a dichos individuos a un haz de neutrones frio enfocado de la mayor intensidad en la estación de medida para el análisis de la activación del sistema gamma en FRM II.

El litio reacciona con los neutrones de una manera muy específica y se desintegra en átomos de tritio y helio. Usando un detector especial, registra trazas de cantidades hasta 0,45 nanogramos de litio por gramo de tejido que puede ser medido.

Los resultados son sorprendentes: Solo en las muestras de pacientes depresivos tratados con litio se observó una mayor acumulación de litio en lo que se conoce como materia blanca. Este es el área del cerebro donde se ejecutan los tractos nerviosos. El contenido de litio en la vecindad de la materia gris fuede 3 a 4 veces menor. No se observó la acumulación de litio en la materia blanca en un número de pacientes depresivos no tratados. Esto apunta al hecho de que el litio no funciona en el espacio entre células nerviosas, como otras drogas psicotrópicas, pero dentro de los mismos tractos nerviosos.

El próximo paso, se planea examinar más muestras de tejido con el fin de confirmar y ampliar los resultados. El objetivo es un mapa espacial de resolución que muestre la acumulación de litio en el cerebro de un paciente sano y depresivo. Esto permitiría que la droga universal del litio fuese prescrita para desórdenes psicológicos con mayor precisión y control.

Via TUM

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada