martes, 29 de octubre de 2013

Estudios con invidentes muestran como la luz ayuda a activar el cerebro

La luz mejora la actividad cerebral durante una tarea cognitiva, incluso en personas totalmente ciegas, de acuerdo con un estudio reciente. Los descubrimientos contribuirán a la comprensión del cerebro pero también ha revelado cuan rápido la luz tiene efecto en la cognición.

Los investigadores están sorprendidos de descubrir que el cerebro aún responde de manera significativa a la luz en tres de los pacientes completamente ciegos a pesar de no tener absolutamente ninguna consciencia de visión. La luz no solo nos permite ver, también le dice a la mente si es de noche o de día, lo cual, asegura nuestra fisiología, sincroniza el metabolismo y el comportamiento con el tiempo del entorno. Para las especies diurnas como nosotros, la luz estimula la actividad diurna del cerebro, mejorando el estado de ánimo y de alerta, y mejorando el rendimiento en muchas tareas cognitivas. Los resultados indican que los cerebros de dichos pacientes aún pueden "ver" o detectar luz a través de un nuevo fotoreceptor en la capa de células de ganglio en la retina, distintas a los conos y bastones que usamos para ver.

Sin embargo, los científicos creen que estos fotorreceptores especializados en la retina también contribuyen a la función visual en el cerebro incluso cuando las células en la retina responsables de la formación normal de la imagen han perdido su habilidad de recibir o procesar luz. Un estudio previo, en un solo paciente ciego, sugirió que esto era posible pero el equipo de investigación quiso confirmar dicho resultado en diferentes pacientes. Para probar esta hipótesis, se pidió a tres sujetos participantes que dijeran si una luz azul estaba encendida o apagada, incluso aunque no podían ver la luz. Se descubrió que los participantes tenían de hecho la noción inconsciente de la luz, eran capaces de determinar correctamente cuando la luz estaba encencida con algo más que azar sin ser capaces de verlo.

Los próximos pasos implicaron una observación cercana a lo que ocurría en la activación cerebral cuando se lanzaban ráfagas de luz a sus ojos, al mismo tiempo que atendían a un sonido que era monitorizado. El objetivo de esta segunda prueba era determinar si la luz afectó a los patrones cerebrales asociados con la atención, y así lo hizo.

Finalmente, los participantes pasaron por un escaner cerebral MRI funcional a medida que llevaban a cabo una sencilla tarea de emparejamiento de sonidos mientras que recibían ráfagas de luz en sus ojos. El fMRI mostró que durante la tarea de memoria de trabajo auditiva, menos de un minuto de luz azul activaba las regiones cerebrales importantes para llevar a cabo la tarea. Dichas regiones estan implicadas en la regulación del estado de alerta y cognición, así como son áreas clave en la red en modo automático.

Los investigadores creen que el modo automático está relacionado con el mantenimiento de una mínima cantidad de recursos disponibles para monitorizar el entorno cuando no estamos activos haiendo algo. Si nuestra comprensión del modo automático es correcta, de nuestros resultados se deduce que la luz es fundamental para mantener una atención sostenida. Esta teoría puede explicar por qué el rendimiento del cerebro mejora cuando la luz está presente durante las tareas.

Via Sciencie Newsline

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada