viernes, 17 de enero de 2014

Dando vueltas

Hay muchas razones para querer un enfoque sin contacto para manipular materia. La manipulación sin contacto reduce la contaminación de las muestras de alta pureza y en algunos casos es esencial para eliminar la fricción con el entorno. Y con un método compacto y altamente controlable de elevación y liberación de partículas, los experimentos de microgravedad que normalmente requieren infrecuentes y caros viajes espaciales o grandes torres de caída también podrían ser posibles en la mesa de trabajo. Ahora, un grupo de investigación ha informado de una técnica que usa ondas acústicas para elevar y hacer girar pequeñas gotas de agua, e incluso ponerlas en pequeñas órbitas.

Un grupo de investigadores del ETH en Zurich han llevado a cabo estos trucos de levitación con ondas acústicas estacionarias. El sonido emitido desde un transductor golpea en una superficie reflectante y rebota de vuelta para formar una onda estacionaria en una dimensión; una gota de agua situada entre el transductor y el reflector estará atrapada en uno de los nodos. Para el control espacial, los investigadores usan tres trampas de ondas estacionarias orientadas en diferentes direcciones; variando la fase y la amplitud de las ondas acústicas, los investigadores pueden atrapar una gota esférica, aplastándola en una forma achatada, y hacerla girar mientras está suspendida en el aire. Tambien pueden pivotar alrededor de la gotita en un movimiento orbital controlado, sin causar una ruptura violenta del líquido y la atomización. Esta técnica, la cual los autores denominan manipulación acusticoforética, puede habilitar nuevas formas de transporte de materia así como cosas tales como reacciones biomecánicas libres de sustrato para análisis o síntesis.

Via Physics.aps

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada