lunes, 3 de marzo de 2014

Un oído para los sonidos

El oido humano tiene una impresionante habilidad para ajustarse a una voz entre la multitud. Puede seguir la línea del cello en una sinfonía o escuchar a escondidas una conversación filtrándola de la cacofonía de una fiesta. El complejo proceso de escuchar se piensa que normalmente tiene lugar en el cortex auditivo, dentro del cerebro. Pero una visión más reciente afirma que ciertas etapas de la percepción tienen lugar en la periferia del sistema auditivo: nuestros oídos. Ahora, un nuevo modelo desarrollado por un grupo de investigadores proporciona nuevas evidencias de que los grandes aspectos de la separación y selección del sonido comienzan en la cóclea (la porción auditiva del oído interno), proporcionando una acción de prefiltrado que simplifica enormemente el esfuerzo de escucha.

Los investigadores han descrito la cóclea de los mamíferos usando lo que se conoce como modelo Hopf, un formalismo comúnmente aplicado para explicar la dinámica de los osciladores biológicos, tales como las células capilares que detectan el sonido. Los investigadores lo aplicaron para estudiar cómo el oído elige como blanco a un sonido específico dentro de una mezcla de sonidos basados en su tono, un atributo del sonido relacionado con el contenido de frecuencia. Los resultados sugieren que las neuronas "eferentes" (por ejemplo, neuronas portadoras de pulsos desde el sistema nervioso central a la periferia) conectando las células capilares de la cóclea externa pueden controlar un mecanismo coclear que realiza un control de ganancia selectivo en frecuencia. Esto podría explicar cómo la cóclea puede mejorar los sonidos deseados, y suprimir los no deseados, en ambientes acústicos complejos.

Via Physics.aps

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada